domingo, enero 28, 2007

Los Uffizi se moderniza

La pinacoteca más visitada de Italia emprende una modernización que entusiasmaría al gran Cósimo I dei Medici y al arquitecto Giorgio Vasari, pues multiplicará el espacio expositivo y traerá luz natural a las salas de Botticelli y Leonardo.
Las obras requerirán cinco años. El proyecto era inaplazable, pues la instalación eléctrica, la calefacción y muchos otros sistemas están anticuados y se habían convertido en un peligro.
Otro problema era la falta de ascensores e incluso la escasez de escaleras para permitir recorridos más variados y evacuar el edificio con rapidez en caso de una emergencia. Con un presupuesto de 29 millones de euros se pondrá solución a todo y se devolverá la frescura al edificio de 1581. Al cabo de años de estudio y de debates, la palabra pasa por fin a las empresas constructoras. El proyecto incluye ganar mucho espacio subterráneo para servicios y almacenes, reservando los pisos superiores a cuadros y esculturas.

De ese modo, se pasará de los 8.000 metros cuadrados actuales a 13.000 metros cuadrados de espacio expositivo. Las salas más importantes -las de Botticelli y Leonardo- van a ganar luz natural, de modo que el público podrá ver los cuadros como los contemplaron sus autores.

Así como la idea de la luz natural cuenta con pleno apoyo, la de pintar de azul celeste las paredes de las salas irrita a muchos expertos. Es mejor dejar tranquilo el azul turquesa del mar y el bellísimo azul del cielo en el «Nacimiento de Venus», sin que tengan que competir con el azul artificial de las paredes.
Los tonos claros, casi blancos, que ha habido desde hace décadas, nunca han planteado problemas, y permitían concentrarse en «La Anunciación» de Leonardo o «La Sagrada Familia» de Miguel Ángel sin distracciones.
Este sello de Paraguay refleja a Galileo según el cuadro de Justus Susterman pintado en 1636 que se encuentra en la Galeria de los Uffizi.