sábado, marzo 03, 2007

ESPAÑA EN EL "AÑO POLAR INTERNACIONAL" (1)

El Año Polar Internacional 2007-2008 ( IPY) es una iniciativa de investigación a escala internacional.
Su celebración coincide con el 125 aniversario del Primer Año Polar Internacional (1887-1888), el 75 Aniversario del Segundo Año Polar Internacional (1932-1933) y el 50 Aniversario del Año Geofísico Internacional (1957-1958), que condujo al establecimiento del SCAR y del Tratado Antártico.
La ceremonia oficial de apertura se ha celebrado el día 1 de marzo en París. Con ella tiene lugar el comienzo oficial de uno de los más ambiciosos proyectos científicos internacionales.
El IPY 2007-2008 está promovido por el Internacional Council for Science (ICSU) y la World Meteorological Organization (WMO).
El Año Polar aportará mayor conocimiento en áreas clave, entre las que se incluyen: el planeta, el terreno, el océano, el hielo, la atmósfera, el espacio y la población.
También atenderá a la enseñanza y divulgación, así como la integración de los sistemas de datos.
El ICSU-WMO Joint Committee, organizador del IPY, ha publicado el documento Panorámica de la Ciencia para el Año Polar Internacional.
El Año Polar Internacional abarca actividades tanto en el Ártico como en la Antártida. El SCAR, a través de sus proyectos de investigación y diversos órganos subsidiarios, interviene en numerosos proyectos en los ámbitos antártico y bipolar.
España participa en el Año Polar Internacional 2007-2008, habiendo sido constituido un Comité Nacional para este fin.
España participará con 19 proyectos de investigación -en la Antártida y en el Polo Norte- durante el Año Polar Internacional.
Las investigaciones, que se desarrollarán pues durante dos años, comprenden un total de 220 proyectos en los que intervendrán 63 países.
Los proyectos españoles, seleccionados de un total de 33 presentados, serán financiados por el Ministerio de Educación y Ciencia y estudiarán, entre otros aspectos, la influencia del cambio climático en los ecosistemas polares, la contaminación existente, la variabilidad ambiental en la zona de impacto del asteroide Eltain en el Pacífico austral, la dinámica marina en la Antártida, y el comportamiento del agujero de ozono a medio y largo plazo.
Además, los investigadores españoles abordarán la evolución de los sedimentos en el casquete antártico, la vegetación, las poblaciones de pingüinos antárticos, la formación de «pasillos» oceánicos en altas latitudes, los ríos de agua dulce en la península Byers (isla Livingston), la cartografía de las diferentes formaciones de la nieve desde círculos de piedra a glaciares en Tierra de Fuego (Argentina), y la sismicidad en las islas Shetland del Sur y la Península Antártica.
Estas investigaciones se desarrollarán en la Antártida (10), el Ártico (4), en ambos Polos (4) y en latitudes subpolares (1). Cuatro de los proyectos se llevarán a cabo en el buque «Hespérides», y seis en bases o campamentos españoles en la Antártida.
Entre los centros de investigación y las universidades que desarrollarán estos proyectos se encuentran el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA); el Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados; y las Universidades de Salamanca, Autónoma de Barcelona, Complutense de Madrid, de Barcelona, de Granada, de Alcalá de Henares, de Santiago de Compostela, y la Politécnica de Madrid, entre otros.