domingo, marzo 18, 2007

U.P.U.(1ª PARTE): ESPAÑA Y LA U.P.U.

España es miembro de la Unión Postal Universal desde su fundación.
En el Congreso de Bucarest, celebrado en 2004, España resultó reelegida como miembro del Consejo de Administración y del Consejo de Explotación Postal hasta 2009.
España es asimismo, miembro del Comité Consultivo, en calidad de representante de los Estados miembros de la UPU. España es miembro de la Conferencia Europea de Administraciones Postales y de Telecomunicaciones (CEPT), que reúne a los servicios reguladores postales, de la Asociación de Operadores Postales Públicos Europeos (POSTEUROP), que congrega a los operadores postales europeos y de la Comisión Europea de Servicios Financieros Postales (CSFPE).
Asimismo, es miembro de la Unión Postal de las Américas, España y Portugal (UPAEP).España ha desempeñado un papel muy activo en la UPU, siendo un país pionero en el desarrollo de su sector postal.
Historia de las relaciones de España con diversos organismos internacionales

España estuvo durante un largo periodo de tiempo aislada como consecuencia del nuevo gobierno surgido tras la guerra civil española.
Con el paso de los años Estados Unidos y otros países procedieron a revisar su política y su actitud respecto del franquismo. Para unos, la guerra fría sería determinante; para otros, no se puede negar una cierta evolución del propio régimen.
España pasó de una ausencia total en los organismos internacionales, en 1946, a su participación en organismos tales como Fondo Monetario y Banco Mundial en 1958, a ser miembro de la OECE en 1959 y a ser admitida como Parte Contratante del GATT, en 1963.
Una Resolución de la ONU de 1946 impuso el aislamiento de España al recomendar la retirada de los embajadores en Madrid, y al excluir al gobierno de Franco de los organismos dependientes de Naciones Unidas.
El proceso revisionista de la situación de España en Naciones Unidas no terminaría hasta que la Resolución de la Asamblea General de 14 de diciembre de 1955, permitió nuestra incorporación a la ONU.
El cambio en la actitud norteamericana respecto de España tuvo su origen en un Informe del Departamento de Estado que se orientaba a favorecer la progresiva incorporación de nuestro país a la organización internacional, y que fue ratificado a través de una Declaración Política sobre España, el 26 de julio de 1948, en la que se indicaba que el principal objetivo «en este momento es la reintegración de España, política, económica y militarmente, dentro de la comunidad de naciones de Europa Occidental libre, a través de una progresiva normalización de las relaciones españolas con aquellos países y con Estados Unidos.
En 1950, se inicia el proceso de reincorporación de España a los organismos especializados de Naciones Unidas. El primer organismo fue la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), al que España se incorporó el 12 de diciembre de 1950.
Al día siguiente de la admisión en la FAO, es decir, el 13 de diciembre, la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) reanudaba sus relaciones con España.
El 27 de enero de 1951 se reincorporó a la Unión Postal Universal UPU.

En mayo fue admitida en la Organización Mundial de la Salud (OMS). El 27 de febrero se adhirió a la Organización Meteorológica Mundial (OMM) que, aunque se había creado en 1946, iniciaba entonces sus actividades.
El ingreso en la UNESCO fue el más problemático,dados los fines de la institución y el precedente de haber invitado, a la Conferencia celebrada en México, en 1947, al gobierno Republicano Español en el exilio. El gobierno de Franco participó ya, como observador, en la Sexta Conferencia (París, junio 1951), solicitó la admisión y se aprobó su ingreso el 12 de diciembre de 1952.
El 4 de febrero de 1954 se adhirió España a la UNICEF. España volvió a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) —a la que dejó de pertenecer cuando se retiró de la Sociedad de Naciones en 1941— en 1946.
España ingresó en Naciones Unidas el 14 de diciembre de 1955. Para ello hizo falta la recomendación del Consejo de Seguridad y mayoría en la Asamblea General y exigió un Pacto en el que estuvieron de acuerdo Estados Unidos y la URSS. La incorporación de España a la ONU, en 1955, ponía punto final al aislamiento impuesto por la Resolución de 1946 y, además, consolidaba el proceso de reincorporación a las organizaciones de ámbito universal, iniciado en 1950.